CASAS RURALES EN NAVACONCEJO
NAVACONCEJO es el corazón y el centro del valle del Jerte, uno de los pueblos más relevantes aunque, sin duda, uno de los menos conocidos. Es, quizás el que cuenta con más zonas de baño, bonitos paisajes y muchos y buenos alojamientos y casas rurales (Casas rural LA CAÑADA, casa rural EL CERRILLO, el MOLINO DEL SOL, CARROYOSA, etc). . Por NAVACONCEJO pasa el río Jerte. Ideal para practicar turismo rural. En los últimos años, desde el ayuntamiento se están llevando a cabo buenos esfuerzos por acondicionar y preparar el municipio para que ofrezca buenas intalaciones y buen servicios a todos los viajeros y turistas que deciden visitarnos. El turismo rural necesita, sin duda, iniciativas de este tipo que, además, fomentan la conservación del patrimonio natural y arquitectónico. Esperemos que cunda el ejemplo. Navaconcejo es sin duda una muy buena elección ya no solo por su situación geográfica sino también por la calidad y cantidad de sus alojamientos rurales. Espero que disfrute de su viaje.
 
  Disponibilidad y reservas
de la casa rural LA CAÑADA
  Otras Casas rurales en el Valle del Jerte   Pueblos del Valle del Jerte   Inicio  
 
La calle de la Carretera cruza Navaconcejo se norte a sur. Ofrece un aspecto moderno, más bien poco conservado.
 
Cooperativa del Campo. Uno de los principales centros de Navaconcejo destinados a la recolección de cerezas.
 
Solanas de la Calle Jose Antonio, quizás la calle más importante de Navaconcejo (quitando la carretera) .
 
Ermita del cristo del Valle, muy cerca del río Jerte.
 
Iglesia de nuestra señora de la Asunción, situada en la plaza de Navaconcejo.
 
La Fábrica, situada cerca de la iglesia, ahora el ayuntamiento la ha convertido en casa de cultura.
 
Ermita de San Jorge. desde aquí hay unas vistas muy bonitas de Navaconcejo y del Valle del Jerte..
 
Navaconcejo, en el corazón del Valle del Jerte

Desde la ciudad de Plasencia seguimos directo hacia Ávila. Así llegamos a Navaconcejo (el trayecto puede durar unos 20 minutos). Es el primer pueblo que encontramos (a unos 30 Km.) si seguimos, sin desviarnos, la carretera  N-110. Por cierto, este tramo se ha reparado recientemente y su transito se hace muy agradable. Debemos tener cuidado que la contemplación de un paisaje cada vez más montañoso no distraiga la atención del conductor, sobre todo si nos encontramos en plena floración, pues el paisaje se torna tan hermoso y agradable que nuestra vista tiende a perderse. A veces, es preferible realizar una breve parada para estirar las piernas y respirar un poco de aire fresco, y, por supuesto, para hacernos unas fotografías junto a los cerezos en flor..

Aunque es el primero que nos encontramos, se sitúa prácticamente en el corazón del Valle del Jerte. Parece ser que antiguamente, más o menos por el siglo XIV, recorriendo esta misma ruta, pero, eso si, seguramente en otro medio de transporte, nos hubiéramos topado previamente y por este orden con tres poblaciones hoy desaparecidas: Asperilla, Ojalvo y Peñahorcada. Cuentan que esta última, aproximadamente por el siglo XV, fue arrasada por una gran crecida del río Jerte y sus habitantes fueron acogidos en Navaconcejo pasando a formar parte del municipio. Los primeros datos que se tienen de esta población se remontan al siglo XIII, empezó siendo un conejo medieval: Navas del concejo. Hoy, por contra, se ha convertido en un municipio moderno, bastante mal conservado, fruto de una economía que ha salido a flote con la producción masiva de cerezas.

Antes de entrar en la población ya distinguimos las primeras casas rurales. La primera que veréis sera la CAÑADA, una gran casa de campo rodeada de cerezales muy próxima al río Jerte. Está formada por dos casas rurales y dos apartamentos rurales. Su disposición está pensada para preservar la intimidad de las familias que las habiten. Un poco más adelante, junto al almacen JEVE se encuentran los apartamentos rurales CARROYOSA. Y seguidamente, la antigua panadería del pueblo el moderno centro de la Guardia Civil y la residencia de ancianos, que tan buen servicio está haciendo a aquellos vecinos que al llegar la vejez prefieren quedarse cerca de los suyos, evitando la lúgubres residencias de la capital.

Al entrar en la población lo primero que llama la atención de Navaconcejo es su disposición. Es un municipio alargado, situado en el margen izquierdo del río Jerte siguiendo sus dos calles principales, en una disposición típica de pueblo-calle. De las dos, la calle más importante es la propia carretera, que cruza Navaconcejo prácticamente en línea recta y cuyos edificios, construidos o reformados en los últimos 30 años, ofrecen una imagen de modernidad, como ya hemos indicado, bastante alejado de lo que se puede llamar "rural". En esta calle, al poco de entrar en la población, podremos acercarnos a la “Cooperativa del campo” (unas grandes naves situadas a nuestra mano derecha, viniendo de Plasencia), donde podremos comprar, si es la época de recolección, cerezas recién cogidas del árbol. Están realmente buenas.

Paralela a la carretera nos encontramos la segunda calle principal, la antigua calle “José Antonio”, también llamada popularmente la “calle larga”.  Será aquí donde aún podremos contemplar numerosos ejemplos de la arquitectura característica de la zona: Voladizos, grandes aleros y las amplias balconadas y solanas de madera, aunque no tan bien conservadas como nos gustaría. Merece la pena darse un tranquilo paseo, aunque encontraremos algunos restos en no muy buen estado de conservación. Será al comienzo de esta calle donde encontremos la mayor de las dos ermitas barrocas con que cuenta la población, La ermita del Cristo del Valle, obra de considerable tamaño, realizada en mampostería con refuerzos de cantería y desde donde en semana santa parten las procesiones. También en esta calle encontraremos la antigua casa de la inquisición. Aproximadamente en el medio de la “calle larga” una estrecha calle en forma de túnel nos lleva hasta la plaza de Navaconcejo, donde en las fiestas de verano se reúne la población en las típicas verbenas. Y en la plaza, como en la mayoría de estas poblaciones, se levanta hermosa la iglesia. La iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción es el monumento más destacado de este Navaconcejo. Es una obra de mampostería en los muros y cantería en esquinas y soportes construida a partir de mediados del siglo XVI. Dispone de una sola nave de tres tramos compuesta por arcos de medio punto. Sobre la sacristía, situada en su lado meridional, se eleva la torre. Disfrutaremos observando tanto en el retablo mayor, realizado a mediados del siglo XVIII, como en el resto de tallas barrocas repartidas por todo el templo.

Muy cerca de la iglesia encontramos un destacado edificio llamado popularmente “La Fábrica”. Fue construido en 1625 y donado a los frailes franciscanos, por la familia Cadena, con el fin de instalar unos telares para la fabricación de sayales (sayal: viene de sayo y podría traducirse como prenda de lana no muy fina). A lo largo de su historia, Navaconcejo ha sufrido multitud de usos. Recientemente ha sido reformada y en la actualidad se utiliza como casa de cultura de la población. Podemos entrar en “La fábrica” por la fachada principal situada en la calle de la Fábrica, pero si lo que deseamos es ver su fachada posterior debemos dar una pequeña vuelta y llegar al edificio por una estrecha calle llamada Consultorios.

Otra edificación muy bonita, pero en este caso situada en una finca privada, se encuentra a unos cuatro kilómetros antes de llegar a Navaconcejo. Se trata de “La casería”, que fue, en su día, el antiguo convento franciscano de Santa Cruz de Tabladilla. En la actualidad sirve de casa rural y está muy transformado, ya que, en tiempos, se edificó sobre él un cortijo reutilizando gran parte de sus materiales. (Comentan que hay un túnel secreto que une “La Casería”, ahora convertida también en casa rural, con “La fábrica”).

Al salir del pueblo encontramos la casa rural el Cerrillo, ejemplo de rehabilitación que aporta a nuestro pueblo un toque más auténtico y rural.

Antes de finalizar nuestra visita os aconsejo que deis un corto paseo hasta la segunda ermita, la ermita de San Jorge. Justo a la entrada del pueblo encontramos un carril bastante empinado que nos llevará, tras un recorrido de unos 150 metros, hasta este pequeño edificio. Ya veis que no es mucho recorrido, pero estoy seguro que los menos acostumbrados a caminar, a un paso no muy lento, pueden llegar bastante cansados.

Desde la ermita, cuyo retablo data del siglo XVII, podemos contemplar una bella panorámica tanto de la población como del Valle del Jerte, así como de unas monstruosas naves industriales que han construido detrás de ella, y que seguramente tengan como finalidad principal romper el encanto del lugar.

CASAS RURALES y ALOJAMIENTOS EN NAVACONCEJO

Casa rural La Cañada

El Camino

Casa Josefina

Camping Río Jerte

El Alambique

 

Casa rural El cerrillo

 

El Molino de Sol

 

La Alquitara

 

La Casería

 

Casa rural La Parra

 

La Tahona

 

Los carazos

 

Apartamentos rurales Carroyosa

 

El bosque

 

Casa Bárbara

 

 

Casas rurales en el Valle del Jerte. Casas rurales en La Vera. Casas rurales en el Valle del Ambroz. Casas rurales en Sierra de San Pedro. Casas rurales en el parque natural de Monfragüe. Casas rurales en Sierra de Gata. Casas rurales en Guadalupe (Villuercas).